El Mediterráneo llega a Boadas: atrevimiento e innovación

Silvia Vicente Steinbrecher

17/09/2021

Vermú rojo o vermú blanco - cocteles soy50plus

Hacía ya un par de años que no iba a Barcelona, y la verdad es que siempre merece la pena darse una vuelta por alguna de sus coctelerías más relevantes. Desde las más clásicas como Dry Martin o Boadas, hasta las más internacionales como Paradiso (nº 19 de la prestigiosa lista The World’s 50Best Bars del mundo) o algunas más canallas como Creps al Born, entre otras muchas. Este mes tengo una primicia para los seguidores de @soy50plus. Por primera vez en su larga historia de ochenta y ocho años de existencia, Boadas (@boadascocktails), la coctelería más antigua de España y una de las más antiguas de Europa, revoluciona parte de su carta y se atreve con una innovación pilotada por el ‘obispo’ de esta ‘catedral’ del buen beber, Adal Márquez (@adalmarquezbartender) -por supuesto, siempre supervisado por Jerónimo Vaquero, el alma máter de este lugar de culto.

Todos los lunes a mediodía se podrán degustar cocteles nuevos que revisitan algunos clásicos inspirados en un recorrido a través del Mar Mediterráneo. Partiendo de la costa catalana, bordeando Italia, Grecia, la Costa Azul, las playas levantinas y por supuesto Barcelona. Todas las nuevas recetas acompañadas de una tapa especial de maridaje que casa a la perfección con cada uno de los cócteles. Nombres tan sugerentes como La Paloma de Azur, Caprese Negroni o Gin&Manzanilla, creadas por estos dos artistas de la alquimia líquida.

Desde luego, Boadas es un lugar de visita obligada tanto si vives en Barcelona como si estás de paso. Un lugar en el que podrás disfrutar de sus cocteles, tapas y otras historias… ¡muchas historias! Y si no es lunes, siempre podréis disfrutar de su clásico Dry Martini. What else!!

Gin & Manzanilla by Adal Márquez

  • Gin Mare
  • Manzanilla de Sanlúcar
  • Blend de Jerez del Jero (fórmula especial de Jerónimo Vaquero)
  • Romero infusionado
  • Piel de limón y oliva
  • Maridaje: parmesano 30 meses o gildas

Verter todo en una coctelera con abundante hielo. Agitar con energía, pero lo mejor sería escanciarlo al estilo Boadas –si te atreves. Servir muy frio, añadir una oliva, ramita de romero y/o una piel de limón opcional. Una fusión hispano-anglo-árabe de aromas y sabores.

Ya sabéis que Boadas es una de mis coctelerías favoritas, en la que me siento como en casa, igual que muchos de sus parroquianos habituales, que llevan años yendo todos los días. A disfrutar de sus cócteles, tapas… y muchas historias.