Pequeños hábitos para gestionar una larga vida – FINAL

Bárbara Rey

18/06/2024

lo | Salud

Pequeños hábitos para gestionar una larga vida - FINAL

Hoy terminamos con esta última entrega para ver cómo seguir después de haber generado nuestros hábitos saludables.

La regla de Goldilocks:

Los humanos experimentamos un pico de motivación cuando trabajamos en tareas que están al límite de nuestra capacidad.Es una combinación entre Motivación y Dificultad; cuando alcanzamos una alta motivación y gestionamos la dificultad, llegamos al “Flow”, y podemos estar en ese estado totalmente inmersos en nuestra actividad.

Los científicos intentaron cuantificar la definición de “limite” entre motivación y dificultad y fijaron que deberíamos estar un 4% más allá de nuestra zona de confort. Ahora es el momento de introducir en la ecuación lo que yo llamo “el origen de todos los males”: El ABURRIMIENTO.

“El aburrimiento es el mayor villano que atenta contra nuestra capacidad de mejorar.”

Cómo lidiar con el aburrimiento:

La gente verdaderamente exitosa es la que gestiona el aburrimiento y que puede hacer algo una y otra vez, día tras día. Erróneamente pensamos que la gente que alanza el éxito es aquella que tiene una dosis de pasión ilimitada cuando en realidad, se enfrente a la misma falta de motivación que el resto de los mortales.

La diferencia está en que siguen adelante a pesar de sentirse aburridos.

“La verdadera gran amenaza del éxito no es el fracaso, sino el aburrimiento.”

Este es un tema poco abordado, donde realmente reside la diferencia entre conseguir aquello que nos proponemos o fracasar. Podríamos sintetizar afirmando que si quieres realmente triunfar en algo y seguir mejorando “tienes que enamorarte del aburrimiento.”

Nadie dijo que era fácil:

¿Qué pasa cuando ya puedes hacer las cosas bien, en piloto automático?Se suele producir un estancamiento, incluso es frecuente que se produzca un ligero descenso.

Desde esta perspectiva, los hábitos son necesarios, pero no suficientes para conseguir y mantener la excelencia; necesitamos una combinación de hábitos automáticos y practica consciente. Implica, una vez más, la toma de consciencia de tu propio desempeño a lo largo del tiempo.

Revisar y Ajustar:

Es recomendable parar cada cierto tiempo y hacer una reflexión consciente sobre cómo vamos. Porque sin reflexión podemos poner excusas, generar racionalizaciones y mentirnos a nosotros mismos. Te dejo aquí tres preguntas básicas y sencillas para guiarte en la revisión:

  • Qué fue bien este año
  • Que no fue tan bien este año
  • Qué he aprendido

La reflexión y la revisión nos ofrece un tiempo ideal para revisitar una de las cosas más importantes para lograr cambiar comportamientos: Nuestra identidad.

“Be water”:

Este último punto nos hace una llamada de atención sobre la autoconciencia y la flexibilidad. Hay una fuerza muy poderosa que asoma cuando vas en contra de ti mismo.

Esto es porque tu identidad crea una especie de orgullo que te alienta a negar tus propios puntos débiles y que, en realidad, te impide crecer de forma genuina. Cuanto más férrea sea una idea para nosotros, más arraigada está en nuestra identidad y más fuertemente la defenderemos contra las críticas.

No siempre estas ideas son buenas o positivas, pero las protegemos porque creemos que atentan contra quienes somos.

El consejo es: “Mantén tu identidad pequeña”.

Espero que puedas a partir de ahora, generar tus propios hábitos y mantenerlos en el tiempo para tener una larga y plena vida.

Desde esta perspectiva, los hábitos son necesarios, pero no suficientes para conseguir y mantener la excelencia; necesitamos una combinación de hábitos automáticos y practica consciente.