Generaciones 50plus: la vida como es… o como somos

Mari Carmen Camacho Gil

22/03/2021

VACUNA

La música, los juegos infantiles, la educación familiar, los sucesos históricos, las tradiciones, la cultura, los valores, la tecnología, el mundo del trabajo… cambian de unas décadas a otras. A todo aquello que nos une como colectividad de manera diferenciada lo llamamos generación y constituye la base de buena parte de las creencias inconscientes que nos gobiernan.

En España, por encima de los 50plus, nos encontramos aún con tres generaciones bien diferenciadas y marcadas por tres sucesos históricos muy importantes que acaecieron a edades tempranas: la guerra civil, la dictadura y la democracia.

La Generación Silenciosa o los niños de la guerra (incluye a todos aquellos nacidos antes de 1948). Estuvieron pluriempleados (un solo empleo no llegaba a cubrir todas las necesidades), muchos emigraron para ganarse un futuro y sufrieron las restricciones (culturales, económicas y políticas) de la época. La supervivencia y el valor del sacrificio marcaron sus vidas.

Tras ellos encontramos a los Baby Boomers, los nacidos entre 1949 y 1968.  Ahora están jubilados o a punto de hacerlo y es la generación con mayor poder adquisitivo en la actualidad. Sus progenitores les inculcaron el valor del estudio, el trabajo y el ahorro para lograr seguridad, son comprometidos y disciplinados, defienden el valor de la familia y conservan muchos sus creencias religiosas.

La Generación X, que incluye a los llegados al mundo entre 1969 y 1980. No nacieron, pero sí crecieron prácticamente en democracia, junto al desarrollo de importantes avances tecnológicos. Es una época de oportunidades, en la que se admira a las personas de éxito a través del esfuerzo y la diferenciación personal.

¿Te sientes representado por los valores de la generación a la que perteneces? ¿Hasta qué punto dichos valores están condicionando la satisfacción de lo logrado en tu vida y tus sentimientos de plenitud o descontento? ¿El salto generacional te crea conflictos en tus relaciones laborales o personales?.

En definitiva, ¿qué podrías lograr revisando tu sistema de creencias? Si llevas demasiado tiempo enganchado a una preocupación o emoción y quieres ampliar tu perspectiva…

    1. No te creas todo lo que pienses.
    2. Modifica la época, el tiempo, la cultura, el país o la persona desde donde mirar el mismo asunto.
    3. Busca una visión externa para meditar sobre aquello que das por sentado.

“Quizás no te hayas dado cuenta antes, pero no vemos la vida como es, sino como somos, y aunque estemos condicionados, no estamos determinados por nuestra fecha de nacimiento.